ENTREVISTA | .Polar: “A veces, las cosas más oscuras pueden darte un montón de paz”

Polar

Tras diversos cambios de formación desde 2014, los chicos de .Polar nos han sorprendido y atrapado con sus tensas melodías y esas letras tan crudas como punzantes.

La banda de Alberto Martínez (guitarra y voz), Álvaro Morote (batería y coros), Daniel Martín (guitarra y coros) y Sergio García (bajo y coros) nos regaló el pasado mes de febrero su nuevo trabajo, “A lighthouse that wants to be”, un disco que los está colocando entre los estrenos más interesantes dentro del rock alternativo con toques noventereos y el post-hardcore de nuestro país.

Sobre su trayectoria, trabajo y música en general, hemos hablado con Alberto y Álvaro, los padres fundadores del grupo. A continuación, podéis leer el resultado de nuestra conversación. 

¿Qué paso adelante da .Polar con A lighthouse that wants to be?

Alberto Martínez (Alberto): Yo creo que es el primer disco que teníamos mucho más planificado. Este es nuestro segundo disco y nos hemos tomado mucho más tiempo para componer, trabajar en las canciones y tener muy clara la idea de disco que queríamos. Entonces, creo que todo eso se nota, además este lo hemos grabado en un estudio profesional como es Metropol. Eso se nota un montón.

El álbum salió en febrero de 2021. ¿En algún momento os dio vértigo publicar un segundo trabajo en tiempos de Covid?

Álvaro Morote (Álvaro): El propio proceso de composición e incluso de formación de la alineación actual del grupo fue un poco una bofetada en la cara. Dani, que es el guitarrista y ha sido el último en entrar, hizo un ensayo con nosotros y a las dos semanas decretaron Estado de alarma. Así que estuvimos todos esos meses sin poder tocar juntos y casi todo el trabajo inicial de composición fue un poco desde casa como íbamos pudiendo. Luego si es verdad que, una vez que se abrieron las cosas, ya pudimos volver al local y lo cogimos con muchísimas ganas. Realmente, nuestros planes no se truncaron. Sí un poco en cuanto al tiempo, pero teníamos muy claro que nuestro siguiente paso era volver a sacar disco, seguir componiendo, tocando y grabar en un estudio.

En tiempos aparentemente de singles, .Polar apuesta por un álbum. ¿Sois más de formato largo y “tradicional”?

Alberto: De hecho, es un disco cortito de seis temas. A nosotros nos gusta el tema de los singles y tal, pero intentamos que, si vamos a sacar algo, tenga un poco de coherencia. Teníamos estos 6 temas que estaban bastante interrelacionados entre sí y apostamos por sacarlos. Nos apetecía mucho tocar y estrenar estas nuevas canciones, no solo como temas individuales, sino como conjunto. 

“Me gustan mucho los artistas que tienen esa forma de escribir como muy descarnada o desgarrada”

A lighthouse that wants to be es un álbum con letras “más crudas” que vuestro anterior trabajo, pero su título proyecta cierta luz (Un faro que quiere ser). ¿Me explicáis esta dualidad?

Alberto: Es un poco mi forma de escribir. Me gustan mucho los artistas que tienen esa forma de escribir como muy descarnada o desgarrada e intenté proyectar en el mensaje lo que sentía en ese momento, que tampoco era todo oscuridad, sino también luz. Tampoco sé si el título es especialmente luminoso… [risas]. No lo sé, depende de cómo lo interpretes todo… 

En todo caso, ¿la música contribuye a poner luz a la oscuridad?

Alberto: Yo creo que nuestro disco tiene las dos cosas. Depende también un poco de dónde te identifiques… A veces, las cosas más luminosas pueden dolerte un montón o hacer que te sientas muy triste y, a veces, las cosas más oscuras pueden darte un montón de paz y cobijo. No sé… En el disco, se juega mucho con la luz y tiene mucho que ver con el concepto, incluso con la portada. 

Una portada muy bonita, por cierto. 

Alberto: La portada es una foto inspirada en el cuadro de Van Gogh de Las Rosas. Es una foto que nos hizo una amiga nuestra, María. Queríamos una foto que pareciese como pintada y que jugase con los reflejos para que todo fuese dentro de un concepto así muy grande. 

Seguimos hablando del disco y me detengo ahora en el sonido, que fusiona el rock de los 90 con aires actuales. ¿Podemos decir que esta es la seña de identidad de la banda?

Álvaro: Tiramos mucho a ese tipo de música. Yo creo que lo has definido bastante bien porque en los 90 tenemos influencias muy grandes, por ejemplo, The Smashing Pumpkins. Para todos nosotros, es un grupo que nos encanta y con el que nos identificamos mucho, pero sí que es verdad que también nos vemos reflejados en sonidos más actuales. Esa mezcla es precisamente con la que nos gusta que nos identifiquen.

Y si os pido definir a .Polar con una canción de .Polar, ¿Cuál elegís?

Álvaro: ¡Muy buena pregunta!

Alberto: Puff… Ni idea… La próxima que vayamos a hacer…

Álvaro: Yo creo que depende de lo que busques con la definición. A nivel puramente sonoro, yo creo que el single Sundress. Es la que más nos define porque tiene ese contraste de melodía más delicada con unas estrofas bastante sutiles y luego unos estribillos más potentes. La canción es como una montaña rusa: la subida, el parón y la bajada a tope con un estribillo con muchísima intensidad. Yo pienso que esa nos define bastante bien a nivel de sonido. 

 

“Vamos a estar a tope haciendo un montón de cosas”

¿Qué proyectos tenéis para este año?

Álvaro: nos gustaría salir de Madrid. Ese es nuestro principal objetivo.

Alberto: .Polar no para nunca. De hecho, dentro de poco también intentaremos sacar un videoclip. Ahora que hemos pillado un poco de tracción y que parece que a la gente le está llegando la música, no tenemos pensado parar de dar el coñazo. Vamos a estar a tope haciendo un montón de cosas. 

A pesar de las circunstancias, afortunadamente la vida y la música siguen. Os invito ahora a echar la vista atrás: ¿Qué le dirían los Polar de hoy a los que iniciaron su carrera allá por 2014?

Alberto: Yo les diría que tengan confianza, que están en el buen camino. Álvaro y yo siempre tuvimos muy claro que lo que queríamos era tocar y hacer nuestra movida. Nos ha costado un montón de tiempo y hemos ido variando un montón, pero es que sin los Polar de 2014 -que en esa época teníamos hasta otro nombre-, no seríamos los Polar de 2021. Entonces, les diría que no tengan tantas dudas sobre sí mismos y que tiren para adelante. 

Álvaro: Exacto. No cambio ni una coma. 

¿Qué balance hacéis de estos años?

Álvaro: Yo creo que han sido, sobre todo al principio, años de muchísimo aprendizaje. Es verdad que en nuestra primera etapa, antes de sacar Remembering a Dreamless Night, tuvimos bastantes conciertos, la mayoría bastante desastrosos, pero nos divertíamos mucho, hacíamos lo que nos gustaba y eso nos ha llevado a donde estamos ahora. Así que sobre todo eso: aprendizaje y muchas buenas experiencias. Hemos conocido a gente maravillosa durante todo el proceso, tanto músicos como otro tipo de artistas como, por ejemplo, María que ha sido la que nos ha hecho todo el Artwork del disco y nos ha sacado fotos muchas veces. Eso es lo que te llevas. Las experiencias y la gente que es lo más importante.

Para .Polar el éxito es “salir de un concierto, que te venga alguien y te diga: ‘joder no había salido de casa en 3 meses y esto ha sido lo mejor que me lo he pasado este año'”. La banda madrileña hace “música para conectar con la gente” y eso se refleja en la honestidad de sus letras y melodías. 

Su último disco, A lighthouse that wants to be (2021), encierra la esencia de uno de los grupos de rock más interesantes de los últimos años: sus guitarras aguzadas, dinámicas sonoras que te rodean y colman, y la rotundidad de la parte de atrás que sujeta todo el tema. Un sonido que una vez que entra en ti, no quieres dejar escapar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *