ENTREVISTA | Subze: “Pienso que hace falta más gente que diga verdades en la música”

Subze, cantante de rap

Miguel Ángel Albert, más conocido como Subze, se define como un artista con cientos de defectos, miles de inquietudes y ciertos miedos que trata de canalizar a través de la música. 

Si a los 15 años concebía la música como un mero hobby, en la actualidad se ha convertido en su profesión. Sus letras sinceras y su rap sin amarres no pasan desapercibidos para un público que escucha como el cantante trata de forma abierta temas delicados como la ansiedad, la depresión o el suicidio

Sadcore es su último trabajo, un álbum que transita entre los senderos del rap más clásico al hardcore o el mestizaje con otros géneros como el flamenco, canción de autor o influencias latinas. Un disco diseñado para ser un clásico atemporal, alejado de las fórmulas tradicionales, que muestra las dos caras de un artista que tiene mucho que contar. 

Sobre este trabajo y su trayectoria profesional, hemos hablado con Subze y, a continuación, te dejamos con el resultado esta conversación. 

¿Cómo ha sido sacar disco en un año como 2020?

Subze (S.): Para mí sinceramente ha sido un bajón. Estoy muy contento con el disco, la experiencia ha sido preciosa y el resultado me parece brutal; pero sí que es verdad que, cuando yo firmé, estábamos en febrero y me imaginaba hacer un disco de una manera diferente y poder tener gira. Con todo esto, al final, me ha tocado hacer un disco escrito en Estado de alarma y grabado cuando ya empezó todo el tema de las fases. Se ha tenido que hacer todo de una manera mucho más fría, sin poder trabajar en persona con la mayoría de los productores y las colaboraciones. Y luego pues eso, sacas el disco y no tienes en el horizonte la gira, ni nada que sea alentador. 

¿Cómo estás afrontando la incertidumbre que ha producido la pandemia especialmente en un tu sector?

S.: La verdad es que mal. Al principio decías: “bueno yo creo que después de verano todo esto habrá pasado”. Pero ahora estamos en un punto en el que no sabes cuánto va a durar. Entonces, el efecto novedad del disco seguramente lo vayamos a perder. Además, hay veces que sientes que estás en tu momento y yo a principios de 2020 notaba que era mi momento para liarla y, de repente, pasan estas cosas y ya no sabes si ese momento va a volver… Es un poco triste, pero tampoco te puedes estar lamentando. Tienes que reinventarte y adaptarte a las circunstancias que hay.

Para hablar de la parte positiva de sacar un disco, ¿cómo estás viviendo la acogida del álbum por parte del público?

S.: La verdad es que muy bien. Este disco era muy arriesgado. Es un disco que yo creo que nadie, por lo menos en mi subgénero, se había atrevido a hacer porque mezcla muchos géneros, temáticas y tiene colaboraciones muy diferentes. Es un disco muy raro y, por eso, pensaba que era el típico que le iba a flipar a 4 o 5, pero que la gran mayoría iba a decir: “¿qué cojones estás haciendo?”.

Y la verdad es que el disco está gustando mucho. Es cierto que no es un álbum de masas, pero creo que está concebido para ser un disco que dentro de unos años pueda ser un clásico. Yo me quedo con eso, con que a la gente le está gustando y la gran mayoría ha entendido lo que he querido hacer.

Si te pido definir Sadcore en pocas palabras, ¿qué dirías? 

S.: Lo definiría como un disco innovador, rompedor y diferente. 

Como comentabas anteriormente, es un álbum que abarca temáticas muy diferentes y poco comunes en la música e, incluso, en la sociedad. ¿Consideras que es importante hablar de tabúes como la ansiedad, la depresión o el suicidio a través de la música? 

S.: Sí. Yo, por ejemplo, el tema de la ansiedad lo traté en 2017 y fue la canción que quizá a mí me impulsó. La ansiedad sí creo que ha sido un tema tabú no solo en la música, sino también en la sociedad. Hay muchísimos artistas y famosos que sufren depresión, ansiedad y han tenido mil problemas a causa del estrés y no se atreven a decirlo.

A veces, cuando tú dices que tienes ansiedad o depresión, crees que la gente va a pensar que estás loco. Y realmente no, es una enfermedad o un trastorno que hay que tratarlo. Yo siempre utilizo el mismo ejemplo: si tú te rompes un pie, vas al médico. Pues tú cuando estás pasando por una mala época mental, también necesitas tratar ese problema, porque si no va a ir a más. Entonces, yo espero que poco a poco la gente cada vez se vaya abriendo más y comentando estas cosas. 

“Quería hacer una canción para que la gente se diese cuenta de que el suicidio es algo muy grave”

Canciones como Carta a Mi Ansiedad o La Decisión, ¿las escribes más por ayudar a los demás o por ayudarte a ti?

S.: La de la ansiedad sí que es una canción que hice exclusivamente para mí. Nunca imaginé que esa canción iba a llegar a tanta gente porque pensaba que era algo que me pasaba solo a mí. La del suicidio (La Decisión) sí que es una canción que hice más para concienciar, aunque es un tema que me ha tocado de cerca. Cuando yo tenía 16, una chica de mi clase se suicidó en circunstancias muy parecidas a las que cuento en el vídeo. 

Además, cuando yo tuve depresión allá por 2011, sí que hubo varias veces en las que se me llegaron a pasar esos pensamientos por la cabeza. Sin embargo, siempre los deseché. Yo nunca he considerado el suicidio como una opción, pero ¡coño es un tema que está ahí! Entonces, quería hacer una canción para que la gente se diese cuenta de que el suicidio es algo muy grave. Cuando tú te mueres, no solo tú dejas de vivir, sino también todo tu entorno y la gente que te quiere.  

Seguimos hablando de canciones. Tienes otra que se titula Sincero en la que dices: “me preocupa el verso, la verdad en el texto”. ¿Consideras que en la música actual hace falta más verdad? 

S.: Sí, bueno en la música y en todo… Pero sí que es verdad que, en la música, al igual que en las redes sociales, se trata de vender una vida que no existe. Igual que en Instagram la gente muestra su lado más bonito y feliz, creo que en la música pasa un poco igual. Pienso que hace falta más gente que diga verdades en la música, que se moje.

Yo creo que, gracias a Dios, soy un artista que nunca ha mirado excesivamente los números y que siempre he dicho lo que me ha dado la gana en los temas, independientemente de que eso me pueda venir mal. Y ya te digo que, en el 90% de las veces, las cosas que digo se vuelven en mi contra. Pero me gusta ser así. 

“La música es lo más bonito que tengo, pero también hay veces que la odio”

Al hilo de esto, en la canción que da título al álbum comentas que: “la Música me da la vida y a la vez me la quita” ¿Qué ha significado la música para ti?

S.: Al hilo anterior, que decíamos que hay que ser sincero, hay una frase en ese tema que yo creo que ningún artista se atrevería a decir que es: “he hecho canciones para un público al que detesto”. Cuando digo eso de que la música a veces me quita la vida, me refiero a eso. A veces, me siento un poco esclavo del público, de hacer la música que ellos quieren que haga, de seguir los tiempos que ellos necesitan… La música es lo más bonito que tengo, pero también hay veces que la odio. Igual que al público. Hay veces que lo amo, pero hay otras veces que me dan ganas de mandarlos a tomar por culo con ciertas cosas. 

¿Esa presión te quita la vida?

S.: Sí, hablo de que la música me quita la vida por el estrés, la ansiedad, las expectativas que te genera, el tener que estar constantemente en las redes sociales contestando a mensajes, mostrándote feliz, amable con todo el mundo… Eso es algo que al final va quemando a la persona. Conforme vas creciendo, te vas quemando más. A mi yo de 18 años quizá le hubiese encantado todo esto de que te doren la píldora, de estar en las redes; pero mi yo un poquito más mayor me va pidiendo más tranquilidad. Quiero seguir mis propios tiempos, sin que nadie me marque o me diga lo que tengo que hacer. 

¿Qué le diría el Subze de hoy al Miguel de 18 años?

S.: Lo primero que le diría es: “Miguel, no pruebes las drogas [risas]”. Para empezar, le diría eso, porque no le va a traer nada bueno. Cuidado, no quiero decir que yo sea drogadicto. Actualmente no consumo.

Además, también le diría que tenga paciencia con la música, que le va a llegar su momento cuando tenga que ser y se dará cuenta de por qué ha sido en ese momento y no a los 18 años.

Y, finalmente, algo muy importante y que no tiene que ver con la música. Le diría que reflexionase y se tómate un tiempo, incluso un año sabático si lo necesita, para pensar exactamente qué es lo que quiere ser. Para que no estudie algo que no le gusta, porque yo como no tenía ni idea de lo que quería hacer, terminé estudiando algo que no me gustaba… Esos son los tres grandes consejos que le daría. 

En relación con esto, me detengo en la canción Carta a la Vida para preguntarte: si le escribieses una carta a la vida, ¿cuál sería la posdata?

S.: P.d.: No me dejes sufriendo. ¿Me has entendido? No me quiero morir sufriendo. 

“A esa generación (la de los 2000 en adelante) le va a tocar amar de una manera diferente y menos real que la que yo he conocido”

De las canciones pasamos a los libros. Has escrito dos y uno de ellos se titula: “El Amor en Tiempos de Likes” ¿Me explicas como es el amor en estos tiempos?

S.: El Amor en Tiempos de Likes es el amor que nos ha tocado vivir a mi generación y, sobre todo, a la siguiente -a la de los 2000 en adelante-. Esta generación va a crecer con las redes sociales, con los cánones de belleza marcados por las influencer, la ultra perfección y un culto al dinero exagerado que no existía hace unos años. Entonces, creo que a esa generación le va a tocar amar de una manera diferente y menos real que la que yo he conocido. Espero equivocarme… 

Finalmente, ¿qué es el éxito para ti?

S.: Voy a decir algo muy típico, pero para mí el éxito es conseguir ser feliz siéndote fiel a ti mismo. El éxito para mí no tiene nada que ver con los números en redes sociales o en el banco. Para mí, ha conseguido mucho más éxito una persona que tiene 1.000 euros en el banco, pero que vive de lo que quiere, como quiere, ama como quiere y es totalmente feliz; que una influencer con 3 millones de seguidores que, cuando termina de hacer el directo, se mira en el espejo y se odia. 

Subze es un artista sincero y sin pelos en la lengua, y así nos lo ha demostrado tanto en esta entrevista como en su último trabajo, Sadcore (2020). Un álbum “innovador, rompedor y diferente”, compuesto por 13 cortes que invitan a reflexionar acerca de la sociedad, el capitalismo o trastornos como la ansiedad, depresión o el suicidio.

Un proyecto con sabor agridulce porque, aunque está recibiendo muy buenas críticas, Subze no lo ha podido presentar en directo por culpa de la pandemia. Sobre esto, confiesa que para él “sinceramente ha sido un bajón”, pero como buen artista “tienes que reinventarte y adaptarte a las circunstancias que hay”.

Por eso, al 2021 solo le pide que “vuelva la vida normal y que esto nos deje las menos secuelas posibles”. Un deseo que esperamos que pronto se haga realidad. Y mientras llega la vacuna, te invitamos a escuchar su último disco, Sadcore.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *