CRÓNICA | Madrid, la bendita locura de Vanesa Martín

Si hoy ‘por las calles de Madrid‘ se habla de Vanesa Martin no se extrañen, existen motivos para ello. Anoche su gira Todas las Mujeres que Habitan en Mí efectuó parada en el Wizink Center. Tras un año y nueve meses, la cantautora malagueña regresaba al gran escenario de su ciudad adoptiva con la emoción de quien pisa por primera vez el Palacio de los Deportes de la Capital. “Los nervios están multiplicados por cantar en la que considero que también es mi casa”, confesaba.

Agotar todas las localidades a dos horas antes de empezar el espectáculo es, como la propia artista calificó, ¡Una bendita locura!”. Una proeza que, aunque la web de el Corte Inglés revelase no ser del todo veraz, puesto que a la misma hora que se colgó el cartel de ‘entradas agotadas’, en dicha página todavía se podían adquirir localidades; lo cierto es que de la manera que fuese el recinto prácticamente se llenó. 

Haciendo alarde de puntualidad, guitarra eléctrica en mano y enfundada en un dos piezas de cuero negro, Vanesa Martín apareció en escena al más puro estilo rock star y El Intento de convertir la velada en algo especial, no tardó en hacerse realidad. La de Málaga no había venido a Madrid ‘para hacerte el mal‘, sino todo lo contrario. Disfrutar y hacer disfrutar es su máxima y no cabe duda de que lo consiguió, porque sus fieles la arroparon, cantaron y bailaron desde el primer hasta el último minuto.

Desde la misma altura de tus ojos’, Vanesa, Ya se podía intuir que ibas a ser incapaz de ‘mantener el alma comedida‘. La noche del viernes pedía entrega y desenfreno y Te Has Perdido Quién Soy y 9 Días saciaron la sed inicial de ambas y crearon la atmósfera perfecta para descubrir la primera sorpresa de la noche.

“Hoy el concierto va a ser un poco diferente”, explicó previamente a interpretar Hablas, una canción que forma parte de su cuarto álbum Crónica de un Baile (2014) y que no está incluida en el repertorio habitual de esta gira. Iluso aquél que pensase que este era el único as que Martín se guardaba bajo la manga, pues mientras su tropa se esforzaba en entender ‘la inercia de tus ojos a mi boca‘, Rozalén se abría paso entre los músicos. La admiración, el cariño y el respeto mutuo traspasaron el escenario y ambas brindaron a los presentes un momento de lo más bonito y emotivo.

Una colaboración que no sería la única de la noche. La coach de la Voz Kids se empeñó en sentir el calor madrileño dentro y fuera del escenario y quiso rodearse de otras dos grandes mujeres: con la puertorriqueña Kany Garcíanunca el pecado resultó tan excitante‘ y Vanesa no supo Desobedecerme; mientras que con Como Un Billete de Avión y la compañía de “Whitney Soler” -alias de Pastora Soler- los asistentes enmudecieron y creyeron tocar el cielo “¡Otra, otra, otra!”, rogaban ante el derroche de voz de la sevillana. 

Los minutos avanzaban y salió a la luz la mujer más visceral. La que echa mano de entrañas, se desgarra y libera su alma en temas como Arráncame y ese Polvo de Mariposa siempre consigue erizar la piel. Ahora, pueden echarle La Culpa, si durante la noche de ayer sufrieron ‘altibajos de emociones‘, porque aún faltaban unos minutos para que se fuese a cambiar de vestuario y ya tenía al público en ebullición y con la Ropa Desordenada.

Contando los minutos para ‘vernos de nuevo‘, dejó a sus seguidores y a la banda, quien amenizó la espera con Joaquín Calderón a los mandos de la nave. Así, tomamos aliento al copás de Sintiéndonos. Con vestido negro y botas altas plateadas, a juego con la correa de la guitarra acústica -una que se fija en los detalles-, reapareció en escena para rematar la canción y abordar la recta final de la mano de un Medley, que reunió los temas clásicos e imprescindibles de su discografía (Frenar Enero, Trampas, Si Me Olvidas, La Piel con su jodeeeeer incluido -faltaría más-  y Sin Saber Por Qué). 

Canciones todas ellas que nos hacen tener siempre Hábito de Ti. Sin embargo, el final estaba cada vez más cerca e Inventas anticipó un amago de despedida, que se trasformó en bis. Sentada frente al piano y acompañada por Teresa Lli (chelista), se dejó llevar y enmudeció a la agitada tropa. “No tengo palabras para describir lo que estoy sintiendo”, declaró. Una emoción a aquellas alturas compartida con su público. 

Parca en palabras, anoche la de Málaga se propuso ceder todo el protagonismo a la música y a las canciones, por eso no faltó Hablarán de Ti y de Mí, todo un himno a favor de la igualdad y la libertad. Y sin amarres y tomándose alguna que otra licencia, Martín quiso compartir con su público una novedad. “Esto es lo que está por venir”, comentó antes de estrenar su nuevo tema, Caída Libre.  

20190928_132542
Vanesa Martín en el Wizink Center de Madrid / Foto: Instagram Vanesa Martín

Ahora sí, la despedida había llegado y aunque muchos suplicasen ‘que no, que no, que no’, la realidad ganó la partida y la Complicidad artista-publico se dejó sentir -más si cabe- en los últimos minutos. Con aplausos, gritos y agradecimientos varios, Vanesa Martín concluyó un concierto, en el que dejó atrás su faceta de cantautora de guitarra y taburete en tiempos de Buho Real y se presentó ante su tropa como esa artista del pop que es capaz de “llenar” el Palacio de Deportes y desatar la bendita locura en Madrid.

Hasta el próximo 30 de marzo, todas las mujeres que habitan en Vanesa Martín continuarán recorriendo ciudades dentro y fuera de nuestras fronteras. Las próximas paradas serán Cádiz (tres noches consecutivas en el emblemático Teatro Falla), Dublín, Londres y Edimburgo (más información AQUÍ).  

Texto: María Sánchez

2 comentarios sobre “CRÓNICA | Madrid, la bendita locura de Vanesa Martín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *