Nick Maylo, exconcursante OT 2020

Nick Maylo es un joven cantautor de 20 años que, hace menos de un año, decidió presentarse al casting de Operación Triunfo 2020. Pero va mucho más allá, y es que, a pesar de ser el tercer expulsado del concurso, cuenta ya con dos singles en el mercado, un proyecto claro de futuro y un objetivo primordial a la par que necesario: ayudar con su música.

El barcelonés nos presentaba su primer sencillo Historias Robadas, en marzo de este mismo año, poco antes de empezar con el confinamiento que tantos días nos mantuvo encerrados en casa.

Pero el pasado 2 de julio volvió para arrasar con todo con su Huracán, llegando incluso a “las tendencias en ITunes”. Hemos podido hablar unos minutos con Nick para que nos cuente cómo lleva la acogida de su segundo single y su paso por la academia.

¿Cómo estás? ¿Cómo va la nueva normalidad?

Nick Maylo (N.M.): Bueno… es un palo irte a un centro comercial o ir por la calle. Me acostumbro, pero echo en falta ver a la gente y no a robots con máscaras, ya me entiendes con lo de robots [risas]. Es un palo tener que entrar en una tienda, es un palo tener que desinfectarte todo el día… Se ha de hacer porque toca, pero ¡uf!, es un rollo porque no hay expresividad, ¿sabes? Además, la mascarilla agobia, a mí por lo menos me agobia muchísimo, pero bueno… bien, dentro de lo que cabe.

Ahora que ya han pasado unos días, ¿cómo dirías que has vivido la acogida de tu segundo single Huracán? ¿Mejor que el primero?

N.M.: Similar, está en el mismo punto creo. Yo lo que pienso es que he mejorado en el sentido y ha mejorado la canción, hemos mejorado como discográfica y bueno está en tendencias en ITunes y en Apple Music. Estamos muy contentos por estar en tendencias y estoy feliz porque Huracán está gustando mucho. Es lo único que me importaba: que la gente se emocionase al escuchar el tema y entrase en el universo que es esta canción, que empatizase con éste. Así que, de momento, la gente que escucha la canción me dice que le gusta y estoy contento.

¿Estabas menos nervioso que cuando publicaste Historias Robadas o los nervios son los mismos cuando se estrena una canción?

N.M.: Era diferente. Con Historias Robadas yo tuve unos nervios que me hacían estar introvertido por dentro. Con Huracán estaba nervioso, pero súper expresivo, sacándolo todo fuera. Fueron nervios similares, pero diferentes; uno introvertido y el otro más extrovertido.

“En el videoclip hay muchos mensajes ocultos”

¿Cómo viviste el proceso de grabación del videoclip de Huracán y qué querías reflejar exactamente?

N.M.: En el videoclip hay muchas cosas que no se ven. Hay muchos mensajes ocultos y en cada entrevista que hago, cada persona que me pregunta digo: “hay muchos mensajes que yo no quiero desvelar”. Pero porque en el videoclip hay bastantes cosas ocultas, mensajes de la sociedad, mensajes de dependencias, de muchas cosas… que están escondidas, pero porque son cosas que pertenecen a mi filosofía de vida y que no quiero explicar así como así. Algún día lo haré, en mis canciones ya lo explico, pero a parte de las canciones, pongo cosas detrás.

La grabación del videoclip fue una pasada con el director Fran Gas y no sé, fue súper especial porque fue como estar en familia. Todo el mundo nos descojonábamos durante todo el día, riéndonos todo el tiempo, con un calor y un sueño que te mueres porque nos levantamos a las cuatro y media de la mañana para comenzar a rodar a las seis en un desierto que hay a una hora de Madrid. Y pues estoy contento, fue una pasada y además puse mis dotes de actor y me gustó mucho, la verdad es que ya tenía ganas.

“No te puedes fiar de nadie”

En Huracán, ¿cuál ha sido el foco principal de inspiración?

N.M.: Mi foco de inspiración es que no te puedes fiar de nadie. En el sentido de que, sí que te puedes fiar, cuando encuentras a las personas; pero de primeras es muy difícil encontrar una persona en la que confiar. Si ya me era difícil encontrar una persona en la que confiar, y sobre todo a mí, que me cuesta mucho, al tener la exposición que tengo hoy en día, todavía cuesta más. Entonces una de las inspiraciones fue esta, el imaginarme tener una relación y que esa relación es porque esa persona está conmigo por X situación, interés o cualquier cosa.

Otra de las inspiraciones fue el simple hecho de la típica pareja con la que no estás bien y dependes de esa persona durante todo el día. Si te fijas en los jeroglíficos del final, en el primero sale un faraón o faraona y como un aldeano o aldeana como arrodillado ante el Dios. Entonces, muchas veces lo que nos pasa -a mí me ha pasado tres cientas mil veces- es que idealizamos y endiosamos a esa persona. Estamos tan pillados y enamorados que vemos a la otra persona como la mejor del mundo. Obviamente es lo mejor de nuestro mundo, pero no la hemos de subir en un pedestal ni la hemos de subir por encima de nosotros, es decir, estamos en el mismo nivel.

Como te he dicho, hay muchos mensajes ocultos de que no tenemos que ser dependientes y esta canción trata sobre: “vale, muy bien, estoy en una relación que me está quitando más que dando. Me está dando más mala energía que buena”. Entonces trata sobre coger las riendas de la relación y decir, como dice en el estribillo: “no voy a ser nunca más tu soldado, sin tu trébol tu suerte ya se ha esfumado”. Entonces, ¿para qué voy a ser tu soldado? Tú no eres nadie, no me puedes controlar.

Yo soy mi propio soldado, pero mío, tú eres el tuyo y ya está. Cada uno tiene su vida. Si la queremos compartir, pues guay; pero yo no te voy a hacer de soldado en mi vida. 

Cada vez soy más humano”

¿Cómo te sentiste presentando Historias Robadas en Operación Triunfo, siendo precisamente el lugar en el que escribiste la letra?

N.M.: Fue muy chulo, la verdad. Estuve nervioso, como volviendo a una casa que tuve temporalmente, donde viví muchas experiencias y muy emotivas. Fue complicado, pero bonito. Entrar de nuevo al plató, fue muy especial porque cantar en ese plató es espectacular. Yo me casaba con ese plató, de hecho, ya le pedí matrimonio una vez [risas].

La primera vez que lo pisé estaba en el cielo llorando y me contuve porque tenía a todo el equipo de producción y no quería parecer el típico pringado que llora el primer día. Pero estaba llorando por dentro, era como: “What? Where I am now?”. Fue súper chula la experiencia de presentar la canción allí.

Y a nivel artístico y personal, ¿sientes alguna diferencia entre el Nick de Historias Robadas y el de Huracán?

N.M.: ¡Esta es buena!, es la primera vez que me la preguntan. Sí hay una diferencia: que ha pasado el confinamiento. Piensa que Historias Robadas la hice antes del confinamiento. Huracán, trata de después. Entonces, obviamente, en esta cuarentena he tenido un crecimiento personal notable, bastante heavy.

Así que sí. ¿Qué diferencias hay? No sé, soy una persona más amorosa, valoro más las cosas, valoro el simple hecho de poder respirar sin una mascarilla que me tape la nariz, la libertad, el estar en un país en el que no hay tanta violencia -obviamente hay y la detesto-, pero no tanta al nivel de no poder salir a la calle ni un segundo… Ahora cada vez valoro más las cosas y no sé, soy más humano aún. Y cada vez lo voy a ser más. Es lo que pienso.

“En mis canciones, me arranco el corazón, cojo un papel en blanco y lo pongo ahí”

¿El Nick que ejercía de DJ antes de OT, tenía claro que se quería dedicar a la música como cantante o era algo medianamente pasajero?

N.M.: No, mira, yo siempre he pensado, desde que tengo 11 años, que quería ser cantante. Lo de DJ era abrirme paso en la música. Como DJ ya me estaba empezando a hacer un nombre aquí en Cataluña, pero así de segundas, por debajo, ya quería poner canciones, en plan estoy pinchando y de repente me pongo a cantar la canción. Era un plan, pero para que después que se convirtiese en una manera de hacer mis canciones.

¿Entraste al programa con alguna expectativa en concreto o simplemente a vivir la experiencia y dejarte llevar?

N.M.: Totalmente para vivir la experiencia. Obviamente, quería, como todas las personas que se presentan al casting, tener una oportunidad en la industria musical. Entonces claro, por la experiencia pero también por poder hacer canciones y que la gente las escuche.

En distintas entrevistas hablas de una infancia vivida que ha sido muy difícil. Entonces, ¿tu objetivo en la música es plasmar todo lo que has vivido y lanzar mensajes positivos?

N.M.: Lo acabas de clavar. Es eso, exactamente eso. Lo que quiero plasmar en mis canciones no es poner lo típico de: “coger lo que te dice el corazón y escribirlo”, sino que me arranco el corazón en un papel en blanco y lo pongo ahí. Quiero plasmar buenos mensajes. Obviamente, las dos canciones que por el momento he sacado son tristes; pero en las dos hay un mensaje de positividad y superación.

No te voy a decir: “me voy a cortar las venas por ti”. Nunca te voy a decir eso, porque cada uno puede ser feliz solo y sola, ¿sabes? Es muy difícil, es la misión y la cosa más chunga que tenemos todos en nuestras vidas. Entonces, sí que de momento he hecho dos singles más tristes, pero es una tristeza de esperanza, no de una depresión que te hunde todavía más. Son canciones que las escuchas y empatizan contigo. Es como si un amigo te está dando un abrazo y te dice: “empatizo contigo y siento que hayas vivido esta mierda, pero sigue adelante. Puedes”.

“Tengo claro dónde quiero llegar, pero he de hacer un proceso”

Las canciones que quedan por llegar, a nivel de producción, ¿van en la línea de Historias Robadas Huracán o son totalmente distintas?

N.M.: Estamos enfocando con mi gran discográfica RLM cómo va a ser la carrera. Yo tengo muy claro dónde quiero llegar, pero he de hacer un proceso. Tengo muy claro mi estilo musical, pero es un proceso, he de ir llegando.

Tengo muchos singles y muchas cosas en la cabeza, pero quiero hablarlo con la discográfica y plasmarlo. Queremos hacer canciones más movidas y tengo una lluvia de ideas enorme, expansiva, universal. Ya voy dando toques urban, son como guiños, picadas de ojo que ya van dando ideas de lo que va a comenzar a ser un poco mi música.

Siempre va a tener un toque pop, pero, por ejemplo, en Huracán he dado un toque de rap así cantado. También un estilo más urban y de balada, he puesto cuerdas de violines detrás como si fuera una orquesta sinfónica… Lo que estoy haciendo es una fusión un poco de todo, un mix. Pero no un mix que quede todo como: “bah, ahora pongo la guitarra porque sí”, sino que todo tiene un sentido.

He mezclado unos cuantos estilos musicales a la vez, tanto clásico como urban, un poco rap, aunque venga un rapero y me mate porque dirá que eso no es rap [risas]; pero para mí sí lo es. 

El día 22 de este mes vas a hacer un concierto/encuentro con fans en Madrid. ¿En qué va a consistir exactamente?

N.M.: El evento consiste en estar juntos, en disfrutar de la música y ser humanos. Ya está. Cuando entremos ahí, quiero que la gente se deje de las toxicidades de fuera, que se olviden de todos los percales que tienen en sus vidas y que entren en una burbuja en la que se olviden de todo y sean más personas. Quiero hacer es que cada persona, cada vez, sea mejor en todos los ámbitos de su vida. Entonces, quiero que la gente que venga se sienta bien y querida, porque yo los amo. Amo a toda la gente que me escucha. 

No va a ser el típico encuentro de “oh, el artista que me gusta” súper idealizado. No, yo lo que quiero justamente es normalizarlo, en plan “me gusta tú música” y “muy bien, eres como mi amigo”. Yo me voy a tomar cafés con mis fans cuando me vienen a buscar en X sitio. Entonces, va a ser un encuentro de igual a igual para estar juntos. Porque sí que canto y hago varios conciertos en el Wizink Center y en el Palau Sant Jordi, que son estadios enormes, pero le dije a mis discográfica que “quiero hacer algo para mis fans”.

Algo pequeño, obviamente por lo del Covid, para que venga gente que le guste mi música y que me quiera conocer, porque yo los quiero conocer y poder darles las gracias y no desde un Palau Sant Jordi. Y desde ese evento, todo va a ser mucho más cercano, porque lo hemos querido así con la discográfica. Les dije que quería un lugar que no fuera muy grande para poder hablar con cada persona, aproximadamente cinco minutos. Entonces, esa es la idea.

“Enamorarme de alguien y que esa persona esté por interés, pondría mi vida al revés”

Y ya para terminar, en la letra de Huracán hay una frase que habla de poner la vida al revés. ¿Qué cosas pueden poner la vida de Nick del revés convirtiéndolo todo en un huracán?

N.M.: ¿En qué aspecto de mi vida?

El que quieras.

N.M.: ¡Hostia! A ver, te hablo amorosamente porque es uno de los orígenes de la canción. Yo tengo un radar muy bueno para las personas y siempre me doy cuenta de las intenciones del resto. Mi radar es bastante heavy [risas], pero imagínate que mi radar no va, me enamoro de una persona y no funciona. Y veo que esta persona está por interés y no me ama de verdad. Eso me pondría la vida al revés, porque yo no doy mi confianza y mi amor a casi nadie.

O sea, una cosa es amor a los seguidores o gente que escucha mi música, pero otra cosa es a mi madre o mi hermano. Es diferente. Y claro, dejar entrar a alguien en este círculo y que me hiciese daño, me pondría la vida al revés. Seguiría adelante, como todos, pero ponerme la vida al revés, me la pondría.

A pesar de su juventud, Nick advierte que tiene muy claro qué quiere hacer en el mundo de la música, aunque asume que he de hacer un proceso“. 

Precavido con la gente y con un radar muy bueno para las personas, relata, en su último single Huracán, la más absoluta desconfianza hacia todas aquellas personas que llegan a tu vida con malas intenciones

Así pues, Nick es un artista que acaba de nacer pero que promete quedarse. Primero nos habló de sus Historias Robadas, ahora lo pone todo patas arriba con su Huracán y nos esperan nuevas canciones con un estilo que el artista ya va, poco a poco, encaminando.