Allá por 2014, Andrés, Martín, Luis, Missis (Alberto) y Nacho irrumpían en la escena musical nacional para invitarnos a un Paraíso, en el que se estaba Dvicio. Desde entonces, dos discos de estudio, multitud de reconocimientos dentro y fuera del país y ocho años de experiencia a sus espaldas avalan la trayectoria de una banda que se ha forjado a base de esfuerzo y constancia.

Como resultado de ello nace Impulso (2020), su tercer trabajo discográfico, que refleja todo el aprendizaje acumulado durante estos años. Los Dvicio ya no son aquellos jovencísimos amigos que convirtieron de inmediato Paraíso y Enamórate en hits. Han madurado e Impulso es el fruto de ese proceso, marcado por nuevas formas de componer y de aproximarse a su música. “Empezamos a acercarnos a la treintena, estamos en plena evolución, y esa es una realidad que se transmite a nuestra forma de componer y de afrontar las canciones, explica Andrés Ceballos.

Siento que esta vez el álbum también tiene el compromiso social de ayudar e impulsar con energía positiva

Un disco que sale a la luz en plena crisis sanitaria por el Covid 19, pero cuyo lanzamiento no han querido retrasar. “Siento que esta vez el álbum también tiene el compromiso social de ayudar e impulsar con energía positiva para hacer frente a la situación que estamos viviendo”, comenta Andrés, vocalista y autor de la mayoría de las canciones, aunque en esta ocasión también ha compartido el protagonismo con Missis, Luis, Nacho y su hermano Martín. Este último precisamente destaca que “me ha hecho mucha ilusión ver temas como Soy de Volar en el tracklist del disco”.

Doce canciones integran su nuevo trabajo. Doce temas a través de los cuales la banda madrileña se deja llevar, experimenta con nuevos sonidos y producciones, y coquetea con géneros como el funky y los ritmos urbanos. De esta manera, los Dvicio ponen de relieve su evolución, pero mantienen intacta su esencia. En palabras del propio Andrés, “seguimos siendo nosotros”, cinco chicos que aman la música y que son incapaces de llegar a un acuerdo cuando se les pregunta qué canción del álbum es para ellos la más especial. Luis se queda con La Distancia, Andrés se decanta por Primera Vez, mientras que Martín elige Te Debo.

Además, en este disco, no están solos. Reik y ChocQuibTown los acompañan en Dosis, Taburete en 5 Sentidos, el rap de Fariña aporta color a Sobrenatural y de la colaboración con Llane en Hola, qué tal? subrayan la predisposición de este a su propuesta. En la producción, han formado equipo con Pablo Cebrián, responsable del sonido de la mayor parte del disco, The Pridigiez (Hola, qué tal?) y Antonio Escobar (Soy de Volar).

Impulso llega tres años después de Qué Tienes Tú (2017), una “ausencia” que justifican con una etapa en la que no han parado de viajar. Tampoco de sacar música. Si bien no lo han hecho en forma de álbum hasta ahora, sí han publicado sencillos como Brasilera, Dosis o 5 Sentidos. No obstante, reconocen ya tenían ganas de estudio y nuevo disco.

Un álbum que tendrá que esperar a que pase la cuarentena para ser presentado en directo porque los chicos de Dvicio, como todos nosotros, también se quedan en casa. Martín confiesa que tocar las canciones del disco, las clases online y el ejercicio están contribuyendo a hacer más llevadero su confinamiento. Además, “a mí me ha ayudado mucho hacerme una especie de horario”, añade. Una actitud que Luis también comparte: “al final, intentas estar con la cabeza entretenida para no rayarte y que el tiempo se pase, porque a veces se hace complicado”.

Hemos aprendido a calmarnos

Como compleja es la carrera musical. Sin embargo, Andrés, Martín, Luis, Missis y Nacho han demostrado que, a base de constancia, todo se consigue. Su pop fresco y alegre no solo ha calado entre el público, sino que se ha convertido en el impulso perfecto para poner luz a los días más grises.

Ellos continúan siendo los mismos de siempre, pero reconocen que con los años les han enseñado, sobre todo, a tener paciencia. “Cuando empezamos éramos muy impacientes, lo queríamos todo ya. Ahora hemos aprendido a calmarnos”, admite Luis. Asimismo, revela a lo largo de su etapa profesional “nos han dado  noticias muy buenas y otras no que no lo han sido tanto. Las malas las hemos utilizado para aprender, corregir y para tirar para adelante. Es una carrera de largo camino y cada día aprendes una lección”. 


Texto, entrevista y vídeo: María Sánchez