Después de 4 álbumes en inglés y varios singles, el cantante italiano Osvaldo Supino publica su primer álbum en español, Luces. Grabado entre Milán y Miami, y producido en Berlín, Liverpool y Los Ángeles, este disco está compuesto por diez temas de corte pop, con marcadas influencias urbanas, edm y reguetón. 

Procedente de Milán, quedamos con Osvaldo en el Palacio de Comunicaciones de Cibeles. Aunque su español es fluido -ya quisiera yo ese nivel de italiano-, no tarda en preocuparse y me pregunta: “¿Hablas inglés o italiano?”. Lo intento tranquilizar con un “los entiendo mejor que los hablo, pero tranquilo. La entrevista va a ir bien“. Mientras subimos en el ascensor, charlamos sobre su ciudad de residencia y me recomienda no visitarla en verano porque en “Milano fa molto caldo” (hace mucho calor). 

Estamos a punto de llegar a la quinta planta, cuando se cuelan en nuestra conversación nombres como Laura Pausini, Marco Mengoni o Alejandro Sanz, su gran ídolo. De este último, precisamente, procede su amor por la música en español. 

Después de cuatro discos en inglés, te has aventurado a publicar tu primer álbum íntegramente en castellano ¿Por qué ahora?

Osvaldo Supino (O.S.): No lo sé. Siempre he tenido pasión por el español y es un deseo que llevo queriendo cumplir desde pequeño. Yo siempre he escuchado música en español. De hecho, mi ídolo es Alejandro Sanz. Así que como me gusta tanto, grabé todo el álbum en español. Además, Luces tiene también su versión en inglés, Sparks

Un álbum que has definido como el más íntimo y autobiográfico hasta la fecha ¿Por qué has decidido abrirte tanto en este disco?

O.S.: La verdad es que siempre he hablado de mi historia en mis canciones, pero, en este álbum, he elegido las diez canciones más profundas y auténticas que he escrito. Nunca me he avergonzado de lo que soy porque, cuando canto, la música me hace sentirme fuerte y más vulnerable a la vez. 

Entonces, deduzco que la música ha sido tu mejor terapia…

O.S.: La música me lo ha dado todo y yo le he dado todo a la música. Toda mi vida fue por y para la música. Empecé a cantar cuando tenía cinco años y esta pasión siempre ha estado presente en mi vida. Este es un mundo muy difícil y, si no tienes pasión o ganas, es todavía más complicado. He tenido muchísimos momentos malos en mi vida privada y también profesional, pero la música siempre fue mi dirección. 

¿Qué luces ha encendido este álbum? ¿Qué te ha enseñado?

O.S.: Este álbum me ha enseñado a que siempre tengo que ponerme goals (metas) un poquito más grandes, porque eso me ayuda a vivir y a ser mejor.

¿De dónde procede tu pasión por la música?

O.S.: Es culpa de mis padres ¿Sabes por qué? Porque mi madre y mi padre se conocieron en una discoteca y, cuando mi mamá estaba embarazada, ella seguía yendo a la discoteca por amor a la música. Mis padres nunca han querido ser famosos, ni cantantes ni bailarines, pero en mi casa siempre estuvo presente la sensibilidad y pasión por la música. 

Y ahora que ya sé de dónde viene tu amor por la música, háblame de Cómo Saber, tu primer single ¿Cómo surgió?

O.S.: He elegido esta canción como primer single porque la comunicación es uno de los tópicos más importantes de este álbum. Cómo Saber habla de comunicación, al igual que ¿Me Escuchas? Pienso que estamos en un momento, en el que todos estamos en las redes sociales y parece que nos hablamos todos con todos, pero creo que cada vez es más complicado expresar lo que sentimos en el corazón. Las relaciones ahora son muy difíciles. Pienso que antes era más sencillo decirle a un chico o una chica: “me gustas, ¿podemos tomarnos algo juntos?”. Hoy todo es más complicado. Así que Cómo Saber habla justo de esto, de cómo saber si podemos estar juntos, si no tenemos el coraje de hablar. 

Sobre esto que comentas, tu paisano Marco Mengoni dice: “Siamo sempre in contatto, ma siamo sempre più soli” (siempre estamos en contacto, pero estamos cada vez más solos).

O.S.: Sí, Alejandro Sanz también dice que es bueno dejar el teléfono un rato y abrazar más a las personas, porque ahora tenemos esta dificultad.

Me hablabas de Me Escuchas, una canción que trata sobre una relación que ya ha terminado y se recuerda con nostalgia ¿Osvaldo Supino es más de pasar siempre página y olvidarse de esa persona o de quedarse con lo bueno para siempre?

O.S.: Depende de cómo sea la situación. Si me han traicionado, para mí es completamente imposible olvidar. Sin embargo, si la relación ha terminado, pero hay respeto, la recuerdas con nostalgia. En ¿Me Escuchas? le digo a la otra persona: escúchame porque te estoy dando una oportunidad, necesito decirte todo lo que tú necesitas saber para que la historia no acabe aquí. 

Otra de tus canciones se titula No Te Rindas Jamás ¿A quién le dirías tú: no te rindas jamás?

O.S.: Me lo diría a mí mismo porque, algunas veces, esta realidad es complicada. No Te Rindas Jamás es una canción muy divertida, muy de verano y habla de cuando dos personas están juntas desde hace mucho tiempo y quieren vivir su relación como si fuese el primer día. 

No es No es el resultado de todo el aprendizaje de estos últimos años ¿Qué te ha aportado viajar tanto a nivel personal como musical?

O.S.: A nivel musical, mucha confusión porque me gusta todoooo [risas]. Cuando voy a grabar el disco quiero poner todo lo que aprendo en mis viajes y es un caos impresionante. Durante estos últimos cinco o seis años he viajado mucho por la música y, ahora,  si voy a un sitio solo de vacaciones, me pregunto: “Pero ¿por qué no estoy cantando?“. Cuando viajo por trabajo todo es más intenso, tienes un poquito de estrés porque te despiertas a las 5 o las 6 de la mañana, pero me gusta muchísimo. 

A nivel personal, también me ha aportado mucho. Yo he nacido en un pequeño pueblo y a los 18 años me fui a vivir a Milán y empecé a viajar. Mis ojos son el reflejo de lo que viví en mi pueblo. Algún día espero tener un hijo y contarle, por ejemplo, dónde puede comer bien si va a Londres. Yo me siento muy afortunado de poder viajar, esta profesión es muy sacrificada, pero también estoy aprendiendo mucho. 

¿Alguna experiencia que te haya marcado durante estos años?

O.S.: Me impactó mucho mi primer viaje a Miami. Me llamaron para cantar en el Pride, pero yo tenía muchísimo miedo, no quería hacerlo porque no me sentía preparado. Al final, mi hermano insistió y terminé yendo. Fue un viaje muy diferente al resto porque fui solo. Decidí ir solo para comprender que era capaz de hacerlo. Ese viaje me cambió completamente porque, sin saber hablar español, me dio el coraje para empezar a grabar temas en castellano y hacer cosas solo. Ese es uno de los momentos más importantes de mi vida, igual que la primera vez que canté en el extranjero, que fue en el World Pride de Londres. Son dos momentos inolvidables para mí. 

Hemos hablado de pasado, pero ¿qué próximos proyectos tienes a la vista?

O.S.: Estoy promocionando Luces y una nueva edición de Sparks que se llama All of the Sparks, que incluye una canción en alemán. Yo no hablo alemán, pero me gusta mucho  y es una manera de dar las gracias a todas las personas que me apoyan allí. Además, espero tener conciertos este verano, porque no veo la hora de cantar otra vez. 

En italiano, ¿no te animas a cantar?

O.S.: En italiano siempre canto en mi casa. Canto canciones de Marco Mengoni, Laura Pausini o Claudio Baglioni. Canciones mías en italiano solo he sacado Amati, que también tiene su versión en español, Ámate. Creo que ámate es un concepto muy importante porque pienso que hoy es la cosa más difícil de aprender. Nadie te enseña a amarte. 

¿Qué le diría el Osvaldo Supino de hoy a aquél que desde pequeño escuchaba a Alejandro Sanz?

O.S.: Le diría: cree en ti mismo porque hoy no lo sé hacer. Probablemente si hubiese creído en mi cuando tenía cinco años, la cosa hubiese sido diferente. Pero ¿sabes? la realidad es que todo pasa por algo. Si yo hubiese creído mucho en mí, igual no tendría la sensibilidad que tengo ahora…

Para finalizar, ¿qué es el éxito para Osvaldo Supino?

O.S.: ¡Guau! El éxito es estar feliz conmigo mismo. ¿De qué signo eres tú?

Soy tauro.

O.S.: ¡Oh perfecto! Yo soy virgo y todo siempre muy complicado para un virgo. Todo tiene que estar perfecto… Y en la vida nada es perfecto, tampoco en la música. Así que, para mí, el éxito es ser feliz, estar contento y satisfecho con todo lo que has sido. 

Escrito por

María Sánchez

Tuve walkman, discman y pertenezco a esa especie en extinción que escucha música en formato físico.