Anoche el Mengoni Live 2019 de Marco Mengoni concluía en el Unipol Arena de Bolonia la primera etapa de su andadura italiana con un show y fin de fiesta por todo lo alto, en el que no faltó el confeti ni el cierre a ritmo de rumbita ¡Este chico no para de sorprender!

Y si ayer la gira ponía punto y seguido (volverá el 14 de julio con el Fouori ATLANTICO Tour), hace justo una semana el Guerriero e la sua band aterrizaban en L’ Arena di Verona, un emblemático anfiteatro romano construido en el 30 d.C y situado en plena Piazza Bra, que albergó durante tres noches consecutivas la magia y el talento de Mengoni.

Como no es lo mismo verlo por redes que vivirlo, el pasado viernes me desplacé a Verona para sentir en propias carnes ese viaje A Través del Atlántico, que ya disfruté en Madrid, pero ahora en formato mucho más grande. Siendo una más entre las aproximadamente 20.000 personas que allí lo esperaban.

Pasadas las 21:00 horas, las luces se apagaban y la silueta de sus tres coristas se dejaba ver detrás de una inmensa sábana blanca que cubría el escenario. Tras una introducción  de cerca de un minuto, tiempo suficiente para demostrar su nivelazo, Marco Mengoni aparecía sobre el escenario, ataviado con un impecable traje blanco y a ritmo de Muhammad Ali. Arrancaba así un concierto de algo más de dos horas, durante las que el capo interpretó temas de ATLANTICO, su último álbum, intercalados con grandes éxitos como Ti Ho Voluto Bene Veramente, Pronto A Correre, Parole In Circulo, L’Essenziale, Esseri Umani, Guerriero o Io Ti Aspetto, entre otros. 

Arena de Verona
Público del Arena de Verona | Foto: Instagram Marco Mengoni

Si el ritmo inicial de la velada lo pusieron temas como Voglio, Atlantico o Pronto A Correre, la emoción de los primeros minutos se dejó sentir con Ti Ho Voluto Bene Veramente o Sai Che, canciones con las que el artista es capaz de vencer los metros que separan el escenario del público -en Verona algunos más de lo habitual por las características del recinto- para tocar el corazón de los presentes con sus letras y magistrales interpretaciones. 

El plus o valor añadido del Mengoni Live 2019 reside sin duda en la cercanía, humildad y la continua interacción del artista con il suo Esercito. Una conexión que se establece desde el primer minuto hasta el último. Espectadores y artista son uno y resulta muy entrañable ver y sentir a todo un Arena cantando a dúo con Marco ¡Emoción en estado puro! A ello, hay que sumar la calidad y talento no solo de Mengoni, sino también de todos y cada uno de sus músicos, que engrandece aún más un show que de por sí ya es enorme. Son un equipo y su complicidad, entendimiento y buena vibra traspasa el escenario. 

Marco Mengoni
Marco Mengoni y su banda / Foto: Instagram Marco Mengoni

Las proyecciones de las pantallas juegan también un papel importante, pero no enmascaran ni distraen la atención. Los fondos se integran a la perfección con lo que se cuenta en el escenario y crean momentos mágicos en temas como La Casa Azul con Frida Kahlo como testigo de excepción, Parole In Circulo, Onde, Dialogo Tra Due Pazzi que te traslada directamente a la sabana africana, Credimi Ancora o el sublime mashup Dove Si Vola – Someone Like You (Adele) con el skyline de fondo.

Momentos brillantes, cargados de emotividad, que alcanzan su punto cumbre no en la ‘cima del Everest’, sino en canciones como Proteggiti Da Me, cuya interpretación es tan sobresaliente que corta la respiración. La canción va ganando en intensidad conforme avanzan los minutos, así como lo hace la energía de Marco, quién se deja el alma sobre el escenario clavando notas altísimas y modulando la voz a su antojo. Una demostración vocal que consiguió poner en pie a todo un Arena, que le brindó una calurosa y extensa ovación. Y aunque el brillo en sus ojos no tardó en aparecer, el cantautor supo mantener el tipo y con un sincero “¡GRAZIEEEEE!” se dispuso a encarar la última parte del directo.

Si hasta ese momento la emoción, la euforia y la alegría habían dominado la escena, el tramo final del concierto destacó por su brillantez y esa forma única que posee Marco de desatar huracanes en lo más profundo del alma. Amalia, Onde, Credimi Ancora y Io Ti Aspetto desencadenaron el éxtasis final, mientras que temas como Guerriero, Esseri Umani, el emotivo Medley a piano (L’Essenziale, 20 Sigarette, Le Cose Che Non Ho y Non Passerai) y L’ Essenciale nos arañaron el alma y robaron el corazón.

El fin de fiesta corrió a cargo de Hola, interpretada casi en su totalidad a piano y en compañía de su banda, para cerrar con un último estribillo cantado en compañía de todo su público en pie. Un final épico, que a día de hoy me sigue erizando la piel, y que mostró -una vez más- el enorme crecimiento profesional y personal del artista durante este viaje A Través del Atlántico, que siempre quedará guardado en mi retina.

Gracias, Marco Mengoni, Davide Sollazzi (batería), Leo Di Angilla (percusión) Giovanni Pallotti (bajo), Peter Cornacchia (guitarra), Massimo Colagiovanni (guitarra), Christian Rigino (piano), Barbara Comi, Moris Pradella e Ivonne (coristas) por sorprender en cada concierto, emocionar y por demostrar vuestra profesionalidad, generosidad y compromiso con la música e il tuo eserrcito, al plantarle cara a la lluvia (el día 25 de mayo) y salir victoriosos. 

GRAZIE MILLE, CI VEDIAMO PRESTO! 

Texto: María Sánchez

Escrito por

María Sánchez

Tuve walkman, discman y pertenezco a esa especie en extinción que escucha música en formato físico.