Inmersos ya en plena semana eurovisiva, nos hemos sentado a charlar con alguien que conoce muy bien lo que supone representar a España en el Festival de Eurovisión. Allá por 2014, los eurofans caían rendidos ante la voz de Ruth Lorenzo, una murciana que comenzaba a despuntar en nuestro país, después de haber conquistado tanto al público como al jurado del mundialmente conocido talent The X Factor UK, donde fue una de las finalistas en 2008.

Su Dancing in the Rain, el tema que defendió ante el público europeo, logró una más que digna décima posición y le abrió de par en par las puertas del mercado musical español. En la actualidad, la artista se halla presentando en directo las canciones de su último trabajo Loveaholic (2018), el segundo de su carrera tras Planeta Azul (2015). Un show cargado de energía que evidencia el amor de Ruth por la música y confirma su calidad vocal y dominio escénico

Antes de su concierto en Madrid, Bemol Magazine ha tenido la oportunidad hablar un ratito con ella y, a continuación, os dejamos con el resultado. 

Estamos en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid, donde el próximo 13 de junio darás un concierto ¿Cómo vives las semanas previas y qué se va a encontrar el público que venga a verte?

Ruth Lorenzo (R.L.): Te voy a ser muy sincera. Lo vivo de los nervios [risas].

Llevando más de 10 años sobre los escenarios ¿Todavía se sienten nervios?

R.L.: Sí, muchos, muchos. Sobre todo, cuando entras al teatro y lo ves vacío. Ahí dices: “¡Dios mío, qué estoy haciendo con mi vida!”. Pero se vive con mucha ilusión porque he estado trabajando muchísimo para este concierto, bueno esta serie de conciertos que vamos a dar. Estoy muy contenta.

¿Habrá sorpresas en este directo?

R.L.: Sí. Hay un par de cambios con respecto al de Barcelona: hay un par de canciones nuevas y te puedo adelantar que voy a cantar el nuevo single en directo y … Vais a flipar un poco con un par de momentos que pasan.

En este concierto, presentas en directo tu último álbum Loveaholic. Te he escuchado decir en alguna entrevista que este trabajo había supuesto para ti “un resurgir de mis sonidos e influencias” ¿Tuviste la sensación con Planeta Azul, tu anterior trabajo, de no ser tú del todo?

R.L.: Con Planata Azul había sido yo en otro momento, pero con cada disco siempre es así. Yo creo que esto me va a pasar toda la vida, porque hay que ir creciendo. Si siempre haces lo mismo, no cambias ni evolucionas y en la vida se cambia y se crece. Sí es cierto que en el primer disco, en cuestión de producción, ahora cambiaría cosas, pero las letras y las canciones no las cambiaría nunca jamás. Canciones como Patito Feo, Eva, Planeta Azul Noche en Blanco son canciones que están en mi ADN.

También has comentado que la composición de este disco te ha servido para estudiarte un poco más a ti misma ¿Te has redescubierto de alguna manera con él?

R.L.: Sí, he hecho como un poco de autoterapia por así decirlo. Me he estado fijando en patrones de conducta, sobre todo, a la hora de componer, intentando descubrir qué cosas son las que me mueven y me llevan hacia un lugar.

Además de con este disco, ¿la música en general ha sido terapéutica para ti?

R.L.: Sí, yo tengo un mundo interior muy revuelto, muy profundo y muy oceánico y siempre he necesitado sacar las cosas de alguna manera porque, a veces, me cuestan las palabras. Así que lo único que me hace sacar cualquier cúmulo de sentimientos es una frecuencia musical.

Llegados a este punto, quería detenerme un poco en algunas de las canciones de Loveaholic y comienzo por el single Good Girls Don’t Lie. En este sentido, ¿es cierto que las chicas buenas no mienten?

R.L.: Si es una buena mala de verdad no miente. A mí no me gusta mentir porque la mentira se pilla muy rápido y, además, luego no te acuerdas de lo que has dicho. Y yo que tengo memoria de chorlito …

¿Ni mentiras piadosas?

R.L.: Sí, las mentiras piadosas de “Ay no te he podido coger el teléfono porque estaba en una reunión” y realmente estabas en el cine. Esas mentiras claro que caen.

En Moscas Muertas dices en una parte de la canción: “me haces perder la razón” ¿Qué le hace a Ruth Lorenzo perder la razón?

R.L.: Muchas cosas … La razón es que se pierde mucho … La emoción es la que te hace perder la razón. Creo que es una energía superior a cualquier cosa que podamos comprender, cuando tú tienes una emoción de felicidad, tristeza, odio, amor, euforia o lo que sea, ese tipo de emoción te hace perder el razonamiento. Luego está otra cosa que es el razonar las emociones, que es diferente. Siento euforia y la vivo, pero luego sé que voy a sentir otra cosa y también tendré que vivirla. Sentiré el bajón y tendré que vivirlo, aceptarlo, quererlo y pasarlo.

Y hablando de pasar, si ahora alguien te dijese que escribieses tu última canción (My Last Song) ¿De qué hablaría ese tema?

R.L.: No lo sé, es muy difícil, pero si tuviese que cantar una última canción cantaría Who Wants to Live Forever de Queen.

¿Por qué?

R.L.: Porque creo que es un buen terminar.

Y ¿la última canción que escucharías?

R.L.: Eva, una canción propia.

Después de hacer este mini repaso por algunos de los temas de tu último disco, ha llagado la hora de hablar de ese nuevo single que has grabado ¿Qué nos puedes contar?

R.L.: Este nuevo single creo que va a salir a finales de junio, estamos ultimando fechas. Ya sabéis que conmigo nada es concreto.

Así que nos toca estar pendientes de tus redes sociales a la espera de novedades.

R.L.: Así soy yo y hay que quererme tal y como soy [risas]. He estado en Inglaterra produciendo las voces y te puedo contar que es una canción que describe mucho mi tipo de oscuridad e intensidad. Aunque soy una persona muy positiva, tengo la dualidad de mi mundo interior. Además, está basada en los Siete Pecados Capitales y se llama Underworld.

Por el título intuyo que es en inglés.

R.L.: Sí, es en inglés. He intentado traducirla, pero no ha funcionado.

Comentas que es una canción que habla de tus oscuridades, ¿no te da un poco de “vértigo/miedo” sacarlas a la luz?

R.L.: Es lo que hay. Llegas a un punto de tu vida que te das cuenta de que maquillarlo todo o esconderlo es tan complejo, tan agotador, tan absurdo … Que es lo que hay.

Siempre la transparencia y la verdad llegan más.

R.L.: Sí. Mira a mí me encantaba Lola Flores, porque era clara como el agua de un río.

Cambiando de tercio y encontrándonos en plena semana eurovisiva, pregunta obligada: ¿qué recuerdos te dejó grabados en la retina tu paso por Eurovisón 2014?

R.L.: Pues mira, Eurovisión ha sido de las mejores cosas que he hecho jamás. Me encanta Eurovisión y el sentir que tenía a toda una nación apoyándome y arropándome es algo súper bonito.

Tu caso es peculiar porque normalmente Eurovisión aporta visibilidad internacional. Sin embargo, a ti te sirvió para darte a conocer en España.

R.L.: Sí, se me conocía fuera, pero Eurovisión me dio la oportunidad de que se me conociese en mi país, que para mí ha sido fundamental porque siempre voy a ser murciana, siempre voy a ser mediterránea y siempre voy a querer estar en mi casa con mi gente, la que me entiende y la que no me entiende. Prefiero que no me entienda mi gente a que no me entiendan otros.

Representar a España en Eurovisión: ¿es un reto o una responsabilidad?

R.L.: Es un poco de todo. Para mí, todo siempre es un reto y una responsabilidad, a lo mejor para otros no lo es. Para mí fue una responsabilidad pero no como una carga, sino una responsabilidad de voy hacia el objetivo.

Este año Miki es nuestro representante con La Venda ¿Qué te parece?

R.L.: Pienso que La Venda es una canción que está teniendo mucha vida en nuestro país y eso, al final, lo que va a hacer es que nuestro país crezca en audiencia hacia Eurovisión, independientemente de si gusta más  o menos en Europa y del puesto donde pueda quedar. Aquí lo importante es que los españoles se unan al movimiento de Eurovisión como lo han hecho artistas como Justin Timberlake y Madonna. Es un movimiento súper increíble.

¿Qué tres cosas no se puede olvidar Miki durante su experiencia eurovisiva?

R.L.: Que no se olvide de descansar, de comer bien, de beber mucha agua y que no se olvide de disfrutarlo.

Si preguntásemos al publico por Ruth Lorenzo, probablemente el primer recuerdo tuyo que se le venga a la cabeza sea tu actuación en Eurovisión 2014, pero ¿cuál es tu primer recuerdo con la música?

R.L.: Es que no recuerdo recordarlo. No recuerdo pensarlo de tanto tiempo que hace, pero sí que tengo momentos clave en los que he dicho: “esto es lo que quiero hacer o lo sigo queriendo hacer”. Recuerdo, cuando era muy pequeñita -tendría 4 ó 5 años- que ya sabía que quería ser cantante, estar sentada en el asiento de atrás del coche, mirando por la ventana la luna llena, escuchando Mocedades o Perales y soñando con la música. Eso es lo que siempre he querido hacer.

Con toda una vida dedicada a la música ¿Qué le diría la Ruth Lorenzo de hoy a aquella que se presentó a los casting de X Factor?

R.L.: No te juzgues tanto, eres tú tu peor juez. Hay que ser autocrítico, pero no autodestructivo y hay veces que la autocrítica puede cruzar el umbral. 

Para terminar, ¿qué es el éxito para Ruth Lorenzo?

R.L.: Que buena pregunta. Mira, una persona que es imposible de saciar como puedo ser yo … No importa la imagen del éxito que se pueda dar, porque pienso que no importa el nivel de éxito, jamás voy a estar saciada porque he vivido momentos muy bestias, pero nunca han sido suficientes. Sin embargo, cuando más éxito siento, es cuando voy descalza por la playa. Todo lo demás es súper etéreo, no es verdadero. Son momentos cumbres, pero el mantenerte entera y real y mantener la pureza de tu interior intacta, eso es tener éxito para mí. 

Ruth Lorenzo
Ruth Lorenzo en el Festival Mil.lenni 2019 | Foto: ©Jordi Garcia

Diva y diosa sobre los escenarios y muy sencilla y terrenal fuera de ellos. Con los nervios propios de las semanas previas a su concierto en Madrid, nos encontramos con Ruth Lorenzo en el Teatro Nuevo Apolo, lugar donde el próximo 13 de junio presentará en directo las canciones de Loveaholic con alguna sorpresa incluida (entradas AQUÍ). Si en 2008 el británico X Factor le proporcionó visibilidad internacional, curiosamente fue Eurovisión (2014), la que le brindó en España el reconocimiento que merecía. Siempre agradecida con el Festival Europeo de la Canción, los eurofans y sus leones -sus fans- que la apoyaron entonces y lo siguen haciendo ahora, no duda en alabar el trabajo de Miki con La Venda. Desde aquí, Ruth, no nos queda más que desearte todo lo mejor y agradecerte la conversación.

Redes Sociales Ruth Lorenzo: Twitter, Instagram y Facebook

Texto y entrevista: María Sánchez
Grabación: Lara Morello
Edición audiovisual: Hada Casado

Escrito por

María Sánchez

Tuve walkman, discman y pertenezco a esa especie en extinción que escucha música en formato físico.