Una conversación de Messenger y una guitarra fueron las responsables del origen de The Prussians, la banda mallorquina de indie-rock integrada por Dominic Massó (voz y guitarra), Tino Lucena (batería), Jorge Alarcón (guitarra), Ferchu Vallejo (teclados) y Pau Enric Serra (bajo). “Todo comenzó cuando Dominic se compró su primera guitarra y comenzó a escribir las primeras canciones“, explica Tino, quien reconoce que por aquel entonces tocaban “más como hobby que como algo más profesional“.

Hoy, cinco años más tarde, el grupo cuenta con dos EP’s en el mercado –The Hils (2013) y Kerala (2016)- y dos discos de estudio: Mul Mul (2016) y el recién estrenado Karma (2018). Definen a este último trabajo como “una interpretación muy íntima de las relaciones interpersonales y del ser humano“, en las que las melodías de voz, las guitarras oscuras y los toques electrónicos crean la atmósfera perfecta para que el oyente, además de disfrutar de las canciones, reflexione acerca de lo que las mismas cuentan. 

Sobre el Karma, su nuevo trabajo y sus próximos proyectos musicales, hemos estado hablando con Dominic Massó y Tino Lucena. 

The Prussians comenzó su andadura en la casa de un amigo común y en pequeños bares, en los que tocabais más por diversión que como banda profesional ¿En qué momento ese hobby se convirtió en algo más serio?

Dominic (D.): Cuando grabamos nuestro primer disco, Mul Mul (2016), no teníamos ni manager ni discográfica ni nada, así que lo enviamos a un par de compañías que nos habían recomendado y una de ellas picó. Ahí comenzamos a tocar y a sonar más como grupo. 

No tuvisteis que tocar a demasiadas puertas

D.: No. De hecho, fue todo muy de casualidad.

Tras dos EPs y un disco, estrenáis Karma ¿Qué evolución encontramos en este trabajo con respecto a los anteriores?

D.: Hemos querido dejar de lado el rollo “bailongo” de los primeros discos y centrarnos mucho en las melodías de voz, porque en este álbum cada canción tiene un mensaje con el que el oyente se puede sentir identificado. La idea es que la gente las cante, las entienda y reflexione o haga autocrítica. 

De hecho, en el videoclip de Soul, el primer single, se plasma esta idea de apelar a lo emocional e invitar a la reflexión, más que al mero hecho de contar una historia. 

D.: Sí. El disco contiene temas de crítica social y otros sobre relaciones personales o con uno mismo. Soul es una canción que habla de la soledad y las relaciones interpersonales y el director, Jiajie Yu Yan, lo captó y supo plasmarlo. 

Karma es la canción que da nombre al disco y vuestro segundo sencillo ¿Creen los The Prussians en el karma?

D.: Precisamente eso es lo que se pregunta la canción: si creemos en el Karma y por qué, porque, por desgracia, vemos que no siempre actúa. Así que lo dejamos ahí …

Tanto en los dos singles como en el disco en general se aprecia un sonido muy internacional ¿Barajáis la posibilidad de exportarlo fuera de España?

D.: El sonido es el que es por nuestras influencias musicales y el hecho de cantar en inglés. Creo que el tocar fuera es el objetivo de todo músico: ser conocido mundialmente y viajar por diferentes países. Así que como aquí es complicado, especialmente dentro de nuestro estilo, sí que es una opción salir. El problema es que eso también es complicado… Estamos en tierra de nadie [risas]. 

Comentas que es complicado salir fuera. En este sentido, ¿Consideráis que contáis con el respaldo suficiente por parte de los medios para que vuestra música se difunda dentro y fuera de España?

D.: The Prussians siempre ha tenido mala suerte en esto o … igual es que hemos sido malos y el karma nos lo ha devuelto así [risas]. Excepto Radio 3, que nos ha ofrecido apoyo incondicional, creo que no hay otro medio que nos haya apoyado. 

El espacio que los medios dedican a la música y la cultura en general ¿es suficiente?

D.: Yo creo que es un tema que tiene más que ver con la demanda. Si no hay demanda, tampoco hay oferta. Tenemos muchas cosas buenas en este país, pero quizá la cultura musical no está tan desarrollada o lo está pero no estamos abiertos a nuevos estilos. 

Vuestro estilo, el indie-rock, estará presente el próximo 11 de octubre en la sala Moby Dick de Madrid ¿Cómo son los directos de la banda?

D.: ¿Cómo es el directo ahora? Todavía no lo sabemos porque no lo hemos experimentado. Estamos adaptando las canciones al directo y de momento pinta bien. Sí te puedo decir que estos conciertos no van a ser tan enérgicos, juveniles y festivaleros como los de Mul Mul. Estos son más para reflexionar.

¿Más maduros, quizá?

D.: Sí. Correcto. 

¿Cómo está siendo el proceso de adaptar los temas de Karma al formato directo?

T.: Está llevando su trabajo, porque ahora vamos a disparar secuencias y esto es nuevo para nosotros. Ahora, todos vamos con claqueta e In-Ears

D.: Eso implica que hay que programar todo lo que quieres escuchar a través de los In-Ears durante todo el concierto y sí aún nos queda trabajo. 

Además del concierto en Madrid, tocáis en más ciudades ¿Qué más proyectos tenéis a la vista?

D.: Todo va a depender de cómo respire la gente con el disco de aquí a diciembre. Estamos en tiempos complicados para la música y veremos a ver qué pasa … La idea es sembrar para el año que viene poder recoger. 

DnjYiEiX4AE1fZA
Karma Tour de The Prussians

¿Cómo está siendo el primer feedback de Karma?

D.: Ha sido muy bueno. Lo estamos notando en las entrevistas y la primera crítica medio grande que salió fue muy buena también. Así que por ahora, va bien. 

Vuestro sonido ha evolucionado de Mul Mul a Karma ¿Tuvisteis miedo a la respuesta que pudiese dar el público a este nuevo trabajo?

D.: Cuando empezamos con los primeros temas, que son con bases electrónicas -la Cara A-, teníamos miedo de perder a alguna persona que le gustase más el concepto del disco uno, que era más punteado y festivalero; pero, a la vez, creíamos que al adentrarnos en las melodías de voz y las bases electrónicas podíamos abarcar a más tipo de gente. No solo indie-rock, sino también de música alternativa. Por ejemplo, los primeros 30 ó 40 segundos de Soul podrían gustar a cualquier tipo de persona, así que no nos dio miedo en ese sentido.

Con el bagaje de estos años, ¿qué le dirían los The Prussians de hoy a aquellos que empezaron a tocar sus primeras canciones en casa de un amigo?

D.: Nos hemos dado cuenta de que hemos cambiado del primer disco a éste. En estos casi cinco años hemos cambiado nosotros y también nuestra forma de trabajar. Antes la idea era salir a una sala y pensar en la fiesta que te ibas a pegar después del concierto, lo que implicaba levantarte sin voz al día siguiente. Ahora, ya lo planteamos más como una inversión y una forma de trabajar para pegarte la fiesta cuando sea el momento. Nos hemos vuelto un poquito más serios, por fin [risas].

Y con esa seriedad que os caracteriza ahora, ¿qué es el éxito para The Prussians?

D.: Poder levantarte cada día a la hora que te dé la gana, haciendo lo que te apetezca y poder vivir de lo que disfrutas. Da igual si eres famoso o no, si eres mundialmente conocido o solo lo eres en tu país. Al final el éxito es poder dedicarte a lo que te gusta.

T.: Pienso igual que Dominic. 

IMG_20181009_141055
Tino Lucena (arriba) y Dominic Massó (abajo), batería y vocalista de The Prussians. Foto: @theprussians

Con los pies sobre la tierra y con una actitud y sonido mucho más maduros, los chicos The Prussians regresan con su nuevo álbum, Karma. ¿Qué es el Karma? ¿Crees en él? Estas son algunas de las cuestiones que el grupo se plantea y con las que invitan al oyente a reflexionar junto a ellos. Desde aquí, no nos queda más que dar las gracias al karma por cruzar nuestros caminos con los de esta banda mallorquina, porque estamos seguras de que todo pasa por alguna razón. 

Texto y entrevista: María Sánchez

Escrito por

María Sánchez

Tuve walkman, discman y pertenezco a esa especie en extinción que escucha música en formato físico.