Este fin de semana, llega al  Teatro Nuevo Apolo de Madrid la VIII Edición del Festival Internacional de Fado, un evento que promueve el Fado a nivel internacional y contribuye a divulgar la lengua y la cultura portuguesas. Como en las ediciones anteriores, el plato fuerte será la música en directo. El día 22 de junio Misia inaugurará el evento, ofreciendo en la Capital su último espectáculo Pura Vida. El relevo lo tomará (23 de junioKatia Guerreiro, que presentará en exclusiva los temas de su nuevo álbum. Finalmente, Carminho (24 de juniopondrá el broche de oro al festival con un recorrido por sus grandes éxitos. 

Carminho está considerada en la actualidad como una de las grandes voces del fado y una de las aristas portuguesas con mayor proyección internacional. La cantante, hija de la fadista Teresa Siqueira, ya estuvo presente en la primera edición de este Festival. Ahora, ocho años después, regresa a Madrid para presentar sus grandes éxitos y cerrar por todo lo alto este festival. Hace unas semanas, la artista llegó a Madrid para presentar en rueda de prensa la octava edición del Festival Internacional de Fado, junto a Pedro Berhan da Costa (Consejero de Cultura de la embajada de Portugal) y Álvaro Covões (organizador del Festival); y Bemol Magazine tuvo la oportunidad entrevistarla. A continuación, os dejamos con el resultado. 

Ya estuviste en la primera edición del Festival Internacional de Fado y ahora repites ¿Qué significa para ti volver a Madrid y a este festival?

Carminho (C.): Es una felicidad volver a Madrid. Me encantan las personas y su relación con el fado, porque los españoles sois muy expresivos y el fado necesita esta comunicación y energía mutua. Estoy muy feliz de volver a Madrid de nuevo ocho años después y muy orgullosa de ver como crece este festival y se expande por el mundo y por muchos lugares bonitos.

En la rueda de prensa comentaste que es necesario este festival para acercarnos y unirnos a la cultura de Portugal, nuestro país vecino.

C.: Yo creo que es necesario estos puntos de referencia también. Es un poco raro que no haya mas artistas portugueses en España y españoles en Portugal. Y no solo hablo de lo relativo a la canción tradicional, sino también de pop, rock… porque se hacen muchas cosas buenas en ambos países. Este intercambio, esta mezcla, o simplemente el conocimiento es importante y este festival tiene esta función de informar y acercar el fado a través de diferentes artistas con diferentes estilos. El fado no es solo la música, es una cultura.

Desde el 2011, el Fado está incluido en la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO ¿Consideras qué por esto y por festivales como éste el fado ha pasado de ser algo meramente portugués a convertirse en un género más universal?

C.: Desde que Amália Rodrigues empezó a cantar en el mundo. Ella fue la primera en impulsar el nombre del fado a nivel mundial. Antes fue algo puntual y ahora hay muchos más artistas. Este título sirve para conocer que este lenguaje está para ser preservado y para conocerlo, ya que tiene una raíz que se debe mantener en el tiempo. Gracias a esto hay mucha información que llega y la gente sabe mejor qué es el fado, quiénes son los artistas, cuál es su historia …  

Hacías referencia a Amália, pero tu madre, Teresa Siqueira, es fadista y tú  has continuado con la tradición familiar ¿Se puede afirmar que tenías el fado en las venas?

C.: Sí, claro. No es tanto una necesidad de continuar la tradición, sino una voluntad propia de expresarme, cantar y decir lo que siento… El fado estaba tan cerca de mí que no lo vi. No pensaba que pudiera ser una profesión. Es por eso que antes de ello estudié Publicidad y estuve viajando con una mochila por el mundo. Más tardes, comprendí que era mi destino, mi vocación y que para mí es tan natural como hablar Portugués. 

Sabemos que te ofrecieron grabar un álbum, pero decidiste acabar tu carrera y viajar antes ¿Por qué tomaste esta decisión?

C.: Porque grabar es fácil, pero defender lo que haces es mucho más complicado porque es necesario saber qué es lo que quieres cantar y contar a las personas. Yo era muy joven entonces y sabía que no sabía nada. Necesitaba mas experiencia, conocerme mejor a mí misma, conocer más sobre el mundo …

Acabaste tu carrera y te fuiste a viajar por el mundo, ¿eso te ayudo a conocer todo esto que no sabías?

C.: Sí. Me puso en la situación de resolver yo sola mis problemas. Supe cuáles eran mis límites. Además, hice un voluntario, que fue muy importante porque pude conocer cómo es el amor en otras lenguas, por ejemplo. 

A España llegaste de la mano de Pablo Alborán, ¿cómo fue trabajar con él y qué supuso para ti?

C.: Es increíble. Es un felicidad trabajar con Pablo porque es un chico precioso y muy talentoso. Además, tenemos mucho en común, porque él canta pop pero viene de un lugar muy tradicional, Andalucía, y los dos estamos muy orgulloso de nuestros orígenes. Tengo una amistad muy fuerte con él.   

Estas colaboraciones también ayudan a intercambiar las culturas, como comentábamos antes.

C.: Es una de las muchas formas de mezclar estos dos pueblos tan diferentes, pero tan parecidos a la vez. Hablamos casi la misma lengua y tenemos muchas cosas en común. 

Para terminar, vamos a hablar un poco de tu último trabajo, Carminho Canta a Tom Jobin. En él has abandonado un poco el fado para irte a la bossa nova, ¿por qué este cambio?

C.: Tom Jobim es uno de los artistas más importantes del jazz mundial y de la música brasileña. Gracias a él el jazz llegó a Estados Unidos. Es un compositor genial que tiene una lengua propia. A mi me encantan sus canciones desde pequeña y tuve la oportunidad de hacer este disco con su nieto y los músicos que le acompañaron los últimos años. Por esto,  he entrado en su lenguaje de una forma muy pura y tradicional, pero también con la seguridad de ser como yo soy cantando. He aprendido muchísimo con este disco. 

Consciente de la necesidad de derribar fronteras y mezclar culturas a través de la música, Carminho regresa a España con la ilusión y las ganas de divulgar y compartir su cultura y tradición musical con el público español, ese que califica de “muy expresivo” y fundamental para que el fado siga expandiéndose y gozando de tan buena salud. Fue un privilegio compartir unos minutos con ella y desde aquí le deseamos todo lo mejor ¡Larga vida al fado!


Texto, entrevista y fotografía: María Sánchez
Grabación: Mónica del Valle
Edición audiovisual: Hada Casado

Escrito por

María Sánchez

Tuve walkman, discman y pertenezco a esa especie en extinción que escucha música en formato físico.