El pasado jueves 22 era noche de directo, de sentir la música en su más pura esencia y de presentar oficialmente Maniquí, el primer álbum del cantautor y guitarrista Pepe Carmona. El lugar escogido para el concierto fue la madrileña Sala Clamoresdonde más de 150 personas, entre ellas amigos y familiares, le esperaban con muchas ganas y emoción

En torno a las 21:30h, el artista murciano se subía al escenario acompañado de sus músicos: Albert Anguela (bajo), Carlos Fernández (guitarra eléctrica) y Kiki Ferrer (batería). Los aplausos de bienvenida pronto se transformaron en un silencio sepulcral, que Pepe rompió haciendo sonar con maestría las seis cuerdas de su guitarra flamenca. Mi Madre, por supuesto con dedicatoria incluida a ella, fue el tema que dio comienzo a un directo de esos que pellizcan el alma. 

El pop con raíces flamencas de Carmona resonó en Clamores al compás de un repertorio de diez temas que se nos hizo corto a todos, a él el primero. Desayuno a las Tres, Aprendiendo a Respirar, Una Barca en el Mar o El Baile sacaron a relucir ese duende que tiene Pepe al cantar y el público lo percibió. El murciano le puso alma, corazón y demostró sus increíbles dotes con la guitarra. Empezó conteniendo la respiración con la flamenca, puso el puntito justo de rock a la velada con la eléctrica y remató con elegancia con la acústica. 

Además, Carmona contó con las acertadas y sobresalientes colaboraciones de Dani Aguilera en Gente Corriente y Paco Orellana en Muerte de un Ruiseñor. Durante los cuatro minutos que dura este último tema, inspirado en los refugiados y la trágica historia del pequeño Ailan, la profunda voz de Paco y la guitarra de Pepe nos mantuvieron navegando a la deriva en un mar de emociones, que terminó desgarrándonos el alma. 

El final del concierto corrió a cargo de Maniquí y su sencillo Perfecto, una romántica balada que el de Cieza brindó a su chica, quién, a pesar de no estar allí junto a él, sí la tuvo muy presente. Así, terminó una noche en la que la música, esa que sale de las entrañas, nos mantuvo en una montaña rusa de emociones y nos dejó un magnífico sabor de boca. 

Gracias, Pepe Carmona, por ponerle tanto corazón y por convertir en perfecta la noche del jueves. Aprovechamos para recordar que el álbum, Maniquí, está disponible ya en todas las plataformas digitales y también en formato físico. 

Texto y fotografía: María Sánchez

 

 

 

 

 

Escrito por

María Sánchez

Tuve walkman, discman y pertenezco a esa especie en extinción que escucha música en formato físico.