El pasado 23 de febrero aterrizó en Granada el Tour Santa Libertad de Pablo López. El ansia de libertad se respiraba en el ambiente y el cartel de ‘entradas agotadas’ colgaba desde hace meses de la puerta por la que más de 2.000 personas entraron, abarrotando el Palacio de Congresos de la ciudad. 

La expectación por ver sobre el escenario al de Málaga era máxima y una mezcla de sentimientos -alegría, sorpresa y emoción- invadía, conforme trascurrían los minutos, al público. Hasta que por fin Pablo y su banda aparecieron y, a partir de ahí, se produjo la magia. 

Con una puesta en escena completamente renovada y donde las luces, sombras y perspectivas desempeñan un papel fundamental, Pablo López conjugó temas de su nuevo repertorio como El Teléfono o El Camino con sus grandes éxitos: Lo Saben Mis Zapatos o Vi, entre otras. De este modo, el cantautor sigue en su línea de asombrar a extraños y curiosos con sus directos y de estremecer y pellizcar el alma con esos temas a golpe de piano.

Y es que cuando López se sienta ante las teclas, El Mundo se para y las métricas desaparecen. Es en ese momento cuando se puede clamar al cielo “Santa libertad, muéstrame el camino, dame una razón para pensar que sigo vivo …”. El Gato o El Patio dieron buena cuenta de ello y emocionaron a más de uno. 

IMG_2467
Pablo López en su concierto de Granada. Foto: Eli Martín

Tal huella dejó Pablo en Granada y la ciudad en él, que parece ser que el malagueño tiene intención de repetir hazaña en octubre y probablemente, en esa ocasión, lo haga en el Palacio de los Deportes. 

Mientras llega ese día, el Tour Santa Libertad continúa su curso y el próximo 2 de marzo efectúa parada en Tarragona. Tras ello, Logroño, Salamanca y Cáceres, entre otras ciudades, serán testigos de la magia de Pablo (más fechas aquí). Y por nuestra parte, únicamente avisar que el que va a verlo, se queda a jugar para siempre en su patio

Texto y fotografía: Eli Martín